La campeona mundial de la UFC Ronda Rousey volvió a cautivar a sus seguidores con una atrevida sesión de fotos.

La peleadora estadounidense de 28 años se tomó unas fotos en bikini para la revista SELF, en pausa de sus extenuantes entrenamientos.

En entrevista con la publicación, Rousey aseguró que no es arrogante y que asegura ser la mejor del mundo porque le ha costado mucho esfuerzo consolidarse en las Artes Marciales Mixtas. La medallista olímpica que tiene un récord inmaculado en la UFC con 12 victorias, expresó también que quiere ser reconocida como una campeona, sin que se tenga que puntualizar que es mujer, es decir, que es la mejor exponente de la disciplina en ambos sexos.

Rousey se prepara para defender su campeonato en el próximo evento de la UFC el 14 de noviembre.