Fue la mañana del 26 de diciembre de 1996 que los padres de la reina de belleza de 6 años, JonBenét Ramsey, llamaron a la policía para reportar la desaparición de la pequeña, horas más tarde encontraron su cuerpo sin vida en una de las habitaciones de la casa. 22 años han pasado y aún no se ha esclarecido el misterio, aunque eso podría cambiar en breve.

De acuerdo con The Daile Mail, un hombre de 54 años llamado Gary Oliva, quien purga una condena por pedofilia, ha confesado en una serie de cartas a un amigo suyo, que él fue quien asesinó a JonBenét Ramsey, sin embargo también ha asegurado que se trató de un accidente, toda vez que estaba enamorado de ella.

“Nunca amé a nadie como hice con JonBenét y, sin embargo, la dejé escapar y le rompí la cabeza por la mitad y la vi morir”, escribió Oliva en una carta a su ex compañero de clase, Michael Vail. “Fue un accidente. Por favor créeme. Ella no era como los otros niños”. En otra de las cartas escribió: “JonBenét me cambió por completo y me quitó toda la maldad. Solo con un vistazo a su hermoso rostro, su hermosa piel resplandeciente y su divino cuerpo divino, me di cuenta de que estaba equivocado al matar a otros niños. Sin embargo, por accidente ella murió y fue mi culpa”.

Vail ya sospechaba de todo esto desde que Oliva le llamó la noche del 26 de diciembre de 1996, para decirle que le había hecho daño a una niña, desde entonces había hecho varias denuncias ante la policía sin éxito alguno. Se sabe que Gary vivía cerca de los Ramsey que además, acudía a los eventos que se organizaban en honor a JonBenét.

Michael y ya envió las cartas a la policía para que puedan continuar con la investigación, sin embargo el caso sigue abierto, por lo menos hasta que se confirmen o desmientan las palabras de Gary.