Los duques de Sussex decidieron alejarse de los reflectores al terminar su gira real de 16 días por Oceanía, pero los detalles de ese viaje siguen saliendo a la luz. Una fotografía íntima de la embarazada salió a la luz rompiendo los protocolos reales.

 

En la imagen se observa a Meghan Markle acariciando su pancita en el bosque de Redwoods Tree Walk en Nueva Zelanda. La fotografía fue tomada por el príncipe Harry y fue compartida en la cuenta oficial de el Palacio de Kensington.

“Gracias a Nueva Zelanda por la semana más maravillosa de nuestro recorrido. Ha sido un privilegio conocer a muchos Kiwis amigos. Australia, Fiji, Tonga y Nueva Zelanda: nos sentimos inspirados y recordados de cómo cada uno de nosotros puede marcar la diferencia. La lluvia que refresca el suelo reseco, se compone de gotas individuales " fue el mensaje que acompañó la tierna imagen.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Kensington Palace (@kensingtonroyal) el


La pareja ha decidido darle un nuevo aire a la monarquía británica, mostrándose más cerca de la gente y mostrando parte de su intimidad en redes sociales. Esta dinámica ha sido bien recibida alcanzando altos niveles de popularidad.