Kimberly Dos Ramos, la deliciosamente mala del cuento

Kimberly Dos Ramos, la deliciosamente mala del cuento
Resulta difícil creer que Kimberly Dos Ramos afirme que: “Las malas se divierten más”, pues el contraste entre la dulzura de su personalidad y su declaración es tremenda
 
Lo cierto es que la venezolana sabe bien de lo que habla, ya ha dejado claro en el pasado, con su papel como Matilda en la serie “Grachi”, (Nickelodeon, 2011), que sabe provocar ese sentimiento de amor-odio en la audiencia, y ahora con su rol como villana en “Vino el amor”, su debut en una cadena mexicana, queda comprobado que la cara- queña lo mismo sabe provocar una sonrisa que robar el aliento.
 
Desde su arribo a México, el magnetismo de la intérprete causó una respuesta frenética entre el público. No fueron pocos los que le achacaron gran parte del éxito del melodrama a Kimberly quien, con humildad, afirma que su talento es nato pues nunca ha tomado una sola lección de actuación. 
 
Su secreto, confiesa, radica en entregarse en cuerpo y alma a sus proyectos y a la gente que la observa. Aún con el tremendo éxito que le significó este primer papel en una telenovela en nuestro país, Dos Ramos no se pone fronteras y, aunque señala que conseguir un protagónico en México le significaría una enorme oportunidad, tampoco desvía su mirada de su objetivo actual: Estados Unidos.
 
SI QUIERES LEER LA ENTREVISTA COMPLETA BUSCA TU REVISTA COSAS DE ESTE MES... 
Imagen de Anonymous