Antonio Banderas: 20 años de seducción.

Una de las máximas figuras de la pantalla grande a nivel mundial es Antonio Banderas. Actor español que inició su carrera en la década de los 80 de la mano del gran director Pedro Almodóvar con quién desarrolló papeles en cintas como:  “Mujeres al borde de un taque de nervios” (1988) y “Átame” (1990).

Esta relación marcó la carrera de Banderas, que tendría su oportunidad en la meca del cine en Hollywood en los 90 con la controversial cinta “En la cama con Madonna” (A. Keshishian, 1991).

En ese momento el nuevo “niño latino” acapararía los reflectores y le seguirían grandes películas como “Philadelphia” (Jonathan Demme, 1993); “La máscara del zorro” (Martin Campbell 1998);“Entrevista con el vampiro” (Neil Jordan, 1994) o su papel en el filme animado “Shrek” (Chris Miller, 2007) y “El gato con botas”, (Chris Miller, 2011).

Este 2018 es de celebración para la marca “Antonio Banderas Fragrances” pues cumple 20 años de la relación entre el actor malagueño y la compañía española.

 

Puig. Unión que comenzó en 1998 con la creación de la fragancia Diavolo. Tras estas dos décadas de experiencia y madurez, existe una sólida relación que ha dado vida a 16 perfumes que reflejan el espíritu del importante y afamado histrión.

 

—¿Cómo fue el proceso para desarrollar tu marca de fragancias?

Al principio como un experimento, pero ahora se ha convertido en una de las colaboraciones más largas de la historia de un famoso con perfume. Creo que la clave del éxito que hemos conseguido a lo largo de los años es transmitir el legado a su sucesor y, así, hacer que el proyecto siga creciendo. Pero lo más importante de todo es que con cada fragancia hemos capturado la imaginación de los consumidores. Eso es, en realidad, lo que más me fascina de cada proyecto, crear nuevas historias que cautiven a los consumidores y les hagan descubrir nuevas experiencias.

 

— ¿Qué significa la palabra olor?

Un olor es como la música, es algo abstracto e intangible, como un sentimiento. Despierta los sentidos, pero no se puede ver ni tocar. Un aroma estimula la imaginación y evoca recuerdos. Nuestro olfato es muy difícil de entender. Evidentemente, desde que me sumergí en el mundo de la perfumería he aprendido mucho sobre la estrecha relación que hay entre los olores y las emociones que despiertan, además de como determinados olores atraen a diferentes personas. Aún así, la esencia de los olores sigue siendo un misterio  por eso me parece tan fascinante.

 

— ¿De qué manera reflejas tu personalidad en las fragancias?

Cada perfume representa una faceta distinta de mí y un momento de mi vida. Todos los proyectos tienen algo en común: siempre empiezan por una colaboración entre Puig y yo. Ellos saben perfectamente lo que me interesa, los cambios, la evolución que experimento y no dejan de buscar nuevas combinaciones en las fragancias para plasmar todo.

 

—El primer aroma que te viene a la memoria de tu infancia...

El mar. Yo nací en una ciudad litoral y la he vivido muy fuerte, el mar lo he vivido muy de cerca. Para mí los veranos comenzaban a mediados de abril, prácticamente, y terminaban a principios de octubre. Mi hermano y yo nos desplazábamos mucho al mar, hemos jugado en muchas ocasiones en él. Por lo tanto todos los olores del yodo, de todo lo que tiene que ver con el mar, no solamente de la playa sino del puerto donde mi hermano y yo tan bien lo pasábamos. Todo eso son recuerdos y probablemente son los primeros aromas que conscientemente asocio a mi persona.

 

— Cada una de tus fragancias interpreta de alguna manera una faceta del personaje Antonio Banderas. ¿Qué te inspira esto?

Como yo no soy químico ni perfumista, me gusta muchísimo escuchar lo que el experto me cuenta, ver como es capaz de interpretarme en un perfume, de meterme dentro de una botella. Porque me atribuyen determinados adjetivos, y como después ellos son capaces de sintetizarlo y de hacer que huela. Me interesa saber si en realidad se basan en mi persona o también en algunos de los personajes que he interpretado, si hay algo del mundo de Almodóvar en mis perfumes, algo del Zorro y ¿después que hay de mí?.

 

— ¿Cómo es un hombre seductor?

Diría que es un hombre al quien le gusta disfrutar de la vida. Un hombre sin artificios, que sabe compartir su amor por la belleza, su gusto por el placer y la fiesta. No intenta aparentar: sólo es él mismo. Cada uno tiene sus armas de seducción, pero para mí la clave es que no haya reglas. Hay que dejarse seducir y sorprender: una mirada, una presencia, un magnetismo, la esencia de un perfume, todo aquello que puede llamar la atención en cualquier momento. Creo que seduce quien sabe transmitir su pasión hacia lo que hace, ve o admira.

 

—¿Qué papel juega la seducción en tu vida?

Es esencial, pero no sólo en la mía, creo que en la de todos. No se trata ya de conquistar, por ejemplo, a una pareja, se trata de relacionarnos con todo nuestro entorno. Somos seres sociales por naturaleza y esta socialización es parte de seducir y dejarnos seducir.

Nos relacionamos con quien nos conquista en cierta manera y usamos la seducción para alcanzar cuestiones como conseguir un novio o novia, es una obviedad, sin embargo, se usa igual para conseguir un trabajo o algo que deseemos, es lo más natural de los seres humanos.

 

 

De este modo, Antonio Banderas celebra, al lado de Puig, 20 años de perfumar a muchos hombres y dejar su huella en cada frasco que circula alrededor del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Anonymous