Con corazón  de guerrera

Por Edna Odette González Vázquez

 

Más que un corazón dulzón, la pieza que la artista plástica Adriana Torres creó para reconocer la labor de 22 líderes, es el corazón de una guerrera, representa la fuerza, el valor y el empuje que nace desde el interior del mal llamado “sexo débil”.

“Ser la responsable de crear el premio con el cual se rinde homenaje a estas mujeres, es en sí mismo un reconocimiento, me siento muy honrada y feliz”, dijo Adriana Torres en el marco de la ceremonia realizada el martes 25 de septiembre en el Centro Cultural Roberto Cantoral.

A cada ganadora se le hizo entrega de esta pieza, todas ellas coincidieron en la importancia que tiene imprimir corazón y sentimiento en su labor, además de evocar en innumerables ocasiones el amor y el agradecimiento que sienten por su familia, sus seres queridos, las empresas a las que pertenecen y sus equipos de trabajo.

Adriana Torres es originaria del Distrito Federal nacida en 1971 y descendiente de Juan Cordero, destacado pintor mexicano, perteneciente a la escuela clásica de los años 50´s del siglo XIX.

Desde muy joven descubre su vocación y relación con la forma y el color, así como la  importancia del usuario directo y el mercado.

En el año 2000  impartió clases de Teoría del Diseño y Diseño Industrial II, en la Universidad Iberoamericana, contribuyendo con el análisis detallado en la percepción del color y la forma, de manera significativa.

Es ahí en dónde redescubre su don inicial, "si tengo limones haré limonadas"… la pintura. Junto con su gran pasión la orfebrería, dando lugar a la línea de joyería en plata llamada Torchello´s.

Imagen de Anonymous