La muerte es un sutil arte que encanta a los mexicanos

La muerte es un sutil arte que encanta a los mexicanos

Por Janet Gómez.- 50 artistas plásticos celebran la muerte con magia, pasión y colorido

Mirar de frente a la muerte no es una cuestión ajena para los mexicanos, pues nuestras tradiciones nos acercan al inframundo de una sutil manera que encanta a los sentidos, así surgió la idea de Mexicráneos.

De la mano de J. García López, Locos por el Arte y con el apoyo del gobierno de la Ciudad de México esta muestra monumental se apoderó de una de las avenidas más importantes de esta urbe para darle vida a una fiesta, donde los vivos se encuentran con los muertos, con la finalidad de trascender hacia la eternidad.

Más de 50 artistas plásticos mexicanos reunieron su trabajo, tomando como lienzo la figura de un cráneo para plasmar sus emociones, temores y aspiraciones con referencia a la muerte y así contribuir a darle vida a una de las tradiciones mexicanas más bellas, reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial.

Entre los nombres que figuran en la terna de participantes se encuentra: Carla Arouesty, Gabriela Villanueva, Ana Dolores, Víctor Hugo Reyes, José Estaban Martínez, Ángel Ricardo Ríos y Pablo Castillo; quienes a su manera rindieron un tributo a esta celebración mexicana.

Tomando como estandarte el #Orgullo Mexicano, la exposición celebra la grandeza y diversidad de este país, además de que cada una de las piezas fue ideada con magia, color y pasión por cada uno de los artistas.

Las obras fueron ideadas bajo diferentes conceptos desde la cosmogonía del universo hasta un homenaje a la sociedad mexicana que el pasado 19 de septiembre fue sacudida por un terremoto, haciendo un homenaje a las víctimas, rescatistas y civiles unidos, todos unidos con el puño en alto.

Si deseas disfrutar de esta exposición, la cita es en Avenida Paseo de la Reforma en el tramo que va desde el Ángel de la Independencia hasta la Glorieta de la Palma. La muestra se podrá presenciar hasta el próximo 15 de noviembre.

Imagen de Anonymous