Las pechugas de pollo son parte fundamental de la alimentación de los mexicanos, sin embargo, algunas marcas pueden ayudarte a identificar el daño que le pueden hacer a tu organismo, es por eso que te invitamos a conocer esta importante información.

Primero debes identificar si la pieza de pollo presenta unas líneas blancas, estas representan las condiciones de vida que ha tenido el animal, mismas que pondrán en riesgo tu salud.

 

Un estudio reveló que estas rayas representan la grasa excesiva dentro del pollo, exactamente un 224% más de lo que debería contener, esto se debe a que el animal padeció alguna enfermedad muscular o lo alimentaron con químicos que provocaron que sea más tejido graso que carne.


Una pechuga de pollo saludable debe lucir como la que te mostramos a continuación en el inciso A, la representada en la letra b aún es apta para el consumo humano, pero la ubicada en la letra C no es saludable.


De ahora en adelante debes analizar a detalle la pechuga de pollo que adquieres en la tienda de autoservicio o en el mercado de tu localidad.