Las nuevas delicias.

La alianza entre México e Italia ha dado frutos dulces en la historia política, social, cultural y, en este caso, culinaria de ambos países. El resultado obtenido de tan virtuosa mezcla ha permitido que, al menos de este lado del mundo, nos enriquezcamos con toda clase de platillos y piezas culturales. Un ejemplo de ello es como un par de empresas italianas brindan su experiencia en gastronomía premium del restaurante Max Prime.

El chef mexicano Efraín Córdova y el reconocido chef italiano Eros Picco, liderados por el chef ejecutivo de Max Prime, Cristopher Johan, crearon juntos un menú único coordinado y enfocado al nuevo ingreso de las empresas italianas iFood Qe Impressive Metalurgica a nuestro país donde se abren paso en diversos ámbitos, como el gastronómico.

En una ocasión irrepetible, estos chefs le dieron vida y sabor a un menú que es una muestra gastronómica de la cocina clásica italiana, a la cual contribuyeron los empresarios de iFood Q con la exportación de productos italianos como el jamón de parma y la crema de trufa blanca, entre otros ingredientes.

Cristopher Johan, quien también es gerente de operaciones de Max Prime, nos habló de su experiencia en el restaurante, donde trabaja directamente desde hace un año, y explota su amplia trayectoria gastronómica en aras de la innovación y el desarrollo culinario.

“En Max Prime creemos que es necesario lo que estamos haciendo, es decir, estamos dando una renovación de la carta, el menú, los ingredientes, técnicas culinarias y en esta ocasión, participa con nosotros el representante de iFood Q que es el chef Eros Picco, italiano muy reconocido con muchos años de trayectoria”.

Para celebrar la colaboración de iFood Q y Max Prime los chefs crearon un menú que consistió en cinco tiempos: carpaccio de res, escalopas de salmón, filete de seabass con tomate cherry, limón caramelizado y láminas de calabacín en salmuera; filete de res con finas yerbas, mantequilla, envuelto en jamón de parma, con una reducción de vino Pedro Jiménez.

Por último el postre, un Biancomangiare, postre tradicional italiano procesado con leche de almendras, crema ácida y en este caso presentado con un granizado de té de jazmín, con ralladura de naranja dulce. Todo esto acompañado con tres marcas de vinos italianos: Stéfen 1624, Barolo y Crognolo.

Si bien este menú no volverá a estar disponible y esto es principalmente porque la carta de Max Prime cambia cada seis meses, el restaurante, gracias a sus increíbles chefs de primera calidad y los ingredientes gourmet que utilizan, manejan una serie de sugerencias de la casa de acuerdo con la temporada, en este caso ceviches, chiles en nogada, pozole de langosta, entre otros.

Esta colaboración marca el punto de arranque de un reto que enfrentará el restaurante premium: “tener innovación y que la gente acepte nuestra propuesta, justamente innovándonos en cocina, servicio, técnicas culinarias; yo creo que ese es el principal reto”, afirma Cristopher Johan el orgulloso chef mexicano, quien a pesar dominar el arte culnario italiano, español y francés busca resaltar su enfoque personal.

 

“Amo la cocina, amo a mi país, amo ser mexicano y como lo amo de tal manera, enfoco mi concepto personal de chef, a nuestro paladar mexicano”, recalca Johan, quien tiene la esperanza firme de que esta propuesta será ampliamente aceptada y sobre la cual seguirá trabajando, con base en su intuición gastronómica y en los comentarios y sugerencias de los comensales.

Para terminar, Cristopher Johan espera que los clientes “puedan entender nuestra cocina y se den cuenta cómo el trabajo que

desarrollamos conjuntamente en la empresa de Max Prime no es un capricho personal, está orientado al gusto de nuestros clientes, estamos dispuestos a estar aquí de las ocho de la mañana a dos o tres de la mañana, para trabajar con mucho amor, profesionalismo y mucha pasión, para que estén satisfechos”.

Imagen de Anonymous