Los beneficios de la pimienta.

Los granos de pimienta son las bayas del árbol Piper nigrum, de la familia de las piperáceas, un árbol trepador que crece en zonas tropicales húmedas. Es una planta originaria de India, que también se cultivan en las zonas tropicales de Asia. Hay tres tipos básicos de colores en la pimienta, de este grano depende del tratamiento que reciben los frutos cuando se recogen.

Pimienta blanca: Se recogen cuando ya está maduro y rojo, pero después se sumerge en agua para que pierda la piel rojiza que la envuelve. Es una pimienta suave.

Pimienta negra: El fruto se recoge cuando aún no está maduro (y tiene un color amarillo) y se seca al sol durante una semana, hasta que se arrugue. Su sabor es más intenso y es el tipo de pimienta más consumido.

Pimienta verde: En este caso el grano de pimienta se recoge verde, con la piel aún tierna, y se deja secar. Su aroma es afrutado y suave y apenas pica.

Existen otras pimientas que no son los frutos del Piper migrum, sino de otros árboles.

Pimienta rosa o roja: Procede de un árbol originario de Perú, aunque muy cultivado en Brasil. Son bayas casi maduras, con un sabor próximo a la guindilla, afrutado y fresco.

Pimienta de Jamaica: Es el grano del pimiento dioicase, con un sabor parecido al del clavo, la canela y la nuez moscada. Las bayas se recogen verdes y se dejan secar al sol, por lo que cambian de color y aparecen marrones.

Pimiento de Sichuán: El árbol del que nace pertenece a la familia de los cítricos, puedes sentir un hormigueo en la lengua.

La pimienta es expectorante, antiséptica y reduce los gases intestinales. No solo aromatiza platos sino que, gracias a la piperina que contiene estimula la secreción de jugos gástricos que facilitan la digestión. La mejor forma de aprovechar de aprovechar los aromas de la pimienta es comprarla en grano y molerla en el momento de añadirla en tu plato.

Imagen de Anonymous