Consejos para elegir un buen vino y no morir en el intento.

Sabemos lo que puede costar elegir un buen vino ya que muchas veces no conocemos en que detalles fijarnos y que características son importantes. Cientos de dudas pasan por nuestra cabeza, es por eso que vamos darte unos consejos para hacerte esta tarea un poco más fácil.

  1. Elige un vino según la ocasión.

Existen vinos para cada tipo de ocasión, para tomarlo con la pareja, amigos, acompañando a los alimentos, etc. Es importante que tomes en cuenta el clima y horario en que lo vas a tomar ya que para los días calurosos se recomienda un vino rosado o espumoso y si se trata de una velada en un clima un poco más frío lo más recomendables es un vino tinto.

  1. Conoce tus gustos.

Analiza si tus gustos tienden a lo dulce, acido, si te gustan más los vinos afrutados o secos y partiendo de ahí la búsqueda será un poco más sencilla.

  1. Lee la información de la etiqueta.

En la etiqueta encontrarás información muy valiosa para realizar la elección del vino. Si prefieres una mezcla de uvas, notas de madera o un vino más fresco. Para los vinos rosados y blancos elige cosechas recientes para conseguir un sabor más afrutado.

  1. El precio no es un buen parámetro.

Un vino no se mide por el precio, es importante que primero elijas por las características que buscas ya que el precio no siempre viene ligado con la calidad.

 

  1. Color.

Si el color del vino es obscuro quiere decir que es un vino fuerte, si es un color más brillante significa que es más fresco.

  1. Cuerpo

Este depende del nivel de alcohol que contenga el vino y se divide en dos, con cuerpo o ligero.

  1. Aroma.

Para saber si un vino tiene buena intensidad basta con que lo alejes un poco de tu nariz y sigas percibiendo su aroma.

  1. Sabor.

Al momento de probar un vino es necesario que exista una armonía entre el alcohol, la acidez y la sensación de aspereza, así como la duración de estas sensaciones ya que es una referencia importante para saber la calidad del vino.

  1. Alimentos.

Para equilibrar el vino con los alimentos es importante tener en cuenta la siguiente regla, si el platillo contiene mayor cantidad de grasa el vino debe de ser con cuerpo y si de lo contrario el platillo es ligero busca vinos con menos cuerpo.

  1. Prueba. 

Atrévete a probar diferentes tipos de vinos, frutales, amaderados, jóvenes, etc. Solo así podrás encontrar el vino ideal para ti.

Imagen de Anonymous