Gozar de estos días de descanso no significa bajar la guardia en cuestión alimenticia, estos consejos te ayudarán a mantener el equilibrio sin tener que renunciar a los platillos y bebidas que más te gustan.

Es el momento de tomar un respiro y relajarse, las vacaciones de Semana Santa han llegado. Estos merecidos días de descanso no equivalen a descuidar tu alimentación y caer en un consumo excesivo de calorías. Existen simples pasos que te ayudarán a cuidar tu alimentación, incluso en vacaciones, no importa si permaneces en tu ciudad o si visitas algún destino

Beatriz Cuyas, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, menciona que los hábitos saludables también se ponen en práctica los días de descanso, pues relajar un poco la rutina diaria podría ocasionar unos kilitos extra. Para evitarlo, sigue estas recomendaciones:

 

  1. Elige lugares y opciones para comer saludablemente.Antes de viajar, busca los restaurantes cercanos a tu alojamiento para que, cuando llegues a tu destino, ya sepas a dónde dirigirte en vez de comer lo primero que encuentres. Lleva snacks no perecederos en tu equipaje, como barritas con bajo contenido calórico, cacahuates, almendras, nueces, frutos secos, etc. O bien, compra frutas y verduras típicas del lugar, yogurts y bebidas bajas en calorías en alguna tienda local.
  2. Disfruta lo que más te gusta con moderación. Si lo que más se te antoja tiene muchas calorías, tómalo como una excepción y en porciones pequeñas. Elige alimentos en envases individuales o que puedas compartir con tus compañeros de viaje. Aunque estés de vacaciones, no te conviene excederte en las cantidades.
  3. Busca bebidas y alimentos en sus versiones bajas en calorías.No es necesario renunciar a los postres, los helados, los cocteles, las cervezas y, en general, alimentos y bebidas si optamos, por ejemplo, por helados de agua, cocteles preparados con bebidas bajas en calorías o cervezas light.
  1. Realiza actividades que te ayuden a ejercitarte. Puedes compensar a tu cuerpo de los excesos de las vacaciones si te mantienes activo practicando alguna actividad física, como deportes acuáticos, salir a bailar o, simplemente, caminar en el lugar que visites.
  2. Presta atención a tu hidratación.Es conveniente tener siempre a la mano una botella con agua simple, o bien, bebidas bajas en calorías. También hay alimentos ricos en agua, como sopas frías, caldos, frutas y verduras que pueden ayudarte a mantener tu cuerpo hidratado durante esta temporada de calor.