Subir dos kilos cuando mides más de 1.70 no es tan notorio como lo es en una persona que mide 1.50,  pero eso no es todo, perder esos kilos es más complicado para las personas de baja estatura que para las altas, así lo dio a conocer la American Obesity Medicine Association.

 

La razón, mientras más pequeño sea tu cuerpo, menos energía necesita para realizar las tareas cotidianas y por consecuencia, menos energía consumes y adivina a donde va a parar eso, claro, a nuestros vientres. 

Tranquila, para todas nuestras lectoras bajitas les traemos 4 tips para mantenerte en forma sin sufrir.

 

1. Come lo que necesitas

Debes aprender a combinar las porciones de tus alimentos con tu sentimiento de hambre, si eres una chica que constantemente tiene apetito, recurre a snacks saludables, pero debes reflexionar si en realidad son ganas de comer o ansiedad, si es la segunda, te recomendamos acudir a un nutriólogo.

 

2. Levanta peso

Muchas chicas piensan que meterle peso a su rutina de ejercicio las dejará con un cuerpo muy marcado y ancho, algo que la mayoría no desea. Te sorprenderá saber que cargar pesas te ayuda a mantener activos los músculos de tu cuerpo, que a su vez ayudan a acelerar el metabolismo.

 

3. Come más proteína

Ingerir proteína ayuda a que te sientas satisfecha, ayuda a nivelar el azúcar en la sangre y ayuda a la segregación de hormonas de saciedad.

 

4. Pon atención a las vitaminas y los minerales que consumes

Comenzar una dieta puede ser complicado y si esta no está realizada por un experto, las consecuencias pueden meterte en serios problemas de salud.  Los especialistas recomiendan que ingieras 1200 calorías al día, pero reducir la cantidad de comida que ingieres produce una baja en la cantidad de vitaminas y mineras que ingresan a tu cuerpo.

 

Es por eso que es recomendable acudir con tu médico o tu nutriólogo para que te apoyen con tu meta de estar en forma.