Qué rubor usar según tu tono de piel.

Al elegir un tono de blush debemos tener en cuenta que el que color que vemos sobre la paleta no será el del acabado final, sino una combinación de este con nuestro propio tono de piel.

Te aconsejamos cual es el rubor que más te favorece de acuerdo al tono de tu piel.

 

Con la cara limpia, sin nada de maquillaje debemos fijarnos en la cantidad de rosa que tenemos naturalmente en las mejillas, ya que hay que tener en cuenta que este tono natural se suma al que incorporemos con el colorete, dando lugar al rubor final.

Si no tienes tonos rosáceos en las mejillas de forma natural, tendrás que escoger un tono de colorete rosa intenso para compensar sobre la piel y conseguir un rubor favorecedor. Cuanto menos rosa tengas, más subido puede ser el color del colorete que elijas, siendo el rojo el de mayor intensidad.

 

Si tus mejillas son rosadas o te sonrojas naturalmente y con mucha facilidad, sería un error aplicar un blush rosa fucsia o rojizo, ya que el resultado se vería demasiado exagerado. En cambio, puedes usar un rosa palo o un tono nude irían bien con unas mejillas muy encendidas naturalmente.

 

En el caso de las mejillas sonrosadas parcialmente de forma natural, es fácil adivinar que se pueden utilizar tonalidades intermedias, ni muy encendidas, ni apagadas.

Piel clara: los rubores más fríos y tonos pálidos te lucen mejor.
Piel oliva: Lo tuyo son colores más cálidos, puedes utilizar melocotón, coral, cereza y rosa fresa
Piel media: Aquí puedes utilizar entre tonos pálidos y muy pigmentados, una paleta de tonos rosas y naranjas intermedios serán lo ideal.
Piel oscura: Los coloretes más pigmentados son los adecuados, ya sean en tonos rojos o rosas así como el frambuesa, rojo o naranja caldera.
Imagen de Anonymous