Semillas de girasol para adelgazar.

Si buscas perder unos kilos en forma natural, puedes recurrir a las propiedades de las semillas de girasol para adelgazar, gracias a los nutrientes que las componen.

Si bien su contenido en carbohidratos es muy bajo, las calorías de las semillas de girasol son muchas. Esto significa que, si la comes en su justa medida, los beneficios de la semilla de girasol para adelgazar realmente se harán efectivos. En cambio, si las comes en grandes cantidades, obtienes el resultado opuesto.

Los beneficios de las semillas de girasol se relacionan, principalmente, con su alto poder saciante y sus propiedades depurativas. Es por eso que, si las comes en su justa medida, son un snack saludable y efectivo.

En esta lista descubrirás cuales son las principales propiedades de la semilla de girasol.

 Ayudan a reducir el colesterol LDL o malo. Esto se debe a que posee un alto porcentaje de aceites insaturados, que ayudan a movilizar tejido graso acumulado.
 Mejoran el metabolismo celular y de todo el organismo. Esto es posible por el alto contenido en antioxidantes de las semillas de girasol.
 Son saciantes. Es un alimento rico en fibra dietética, posee 2.50 grs de fibra soluble y 3.80 grs de fibra insoluble. Gracias a este contenido fibroso, se considera un alimento con alto valor de saciedad.
 Ayuda a mejorar la motilidad intestinal, debido a su contenido en fibra, se las considera depurativas.

En virtud de estos beneficios, las semillas de girasol son un alimento ideal para incorporar en una dieta hipocalórica. Puedes consumirlas en el desayuno, merienda o en una colación, reemplazando galletas o pan. De esta forma, estarás incorporando no solo calorías e hidratos de carbono, sino también nutrientes que te pueden ayudar a perder peso en forma saludable.

Otra manera efectiva de utilizar este adelgazante natural puede ser en té.

La preparación del té de semillas de girasol es muy sencilla, ya que debes seguir los pasos comunes a todas las infusiones.

 Pon a hervir un litro de agua.
 Una vez que esté hirviendo, añade aproximadamente 15 semillas de girasol (una cucharada).
 Deja que hierva 15 minutos.
 Deja enfriar, cuela y bebe con o sin azúcar.

Lo ideal es que tomes este té antes de las comidas, hasta dos tazas por día.

Imagen de Anonymous