#MesDelAutismo ¿Qué tantas #Cosas conoces al respecto?

Comencemos entonces por definir qué es el autismo, aparentemente se habla mucho respecto a este tema, pero se sabe poco…

Bien, antes que nada, no es una enfermedad, es una condición neurológica que se distingue por patrones de comportamiento repetitivos y muy característicos, por ejemplo: dificultad para comunicarse e interactuar socialmente.

El Manual de diagnóstico y estadísticas de los trastornos mentales (DSM-5) lo diagnostica como discapacidad intelectual y deficiencia en el lenguaje.

El autismo se presenta en cualquier grupo social, racial o étnico, y en todos los niveles socioeconómicos. Sin embargo, los niños tienen mayor probabilidad de presentar trastornos autistas que las niñas.

Cuando se habla del autismo, no prestamos demasiada atención a los aspectos que conlleva esta condición neurológica y sus implicaciones familiares, sociales y cognitivas.

A las personas con autismo, se les dificulta interactuar desde sus primeros años, pues permanecen en un estado mental abstracto, es decir ausentes o asilados de la realidad, por eso es que no es posible efectuar una interacción típica familiar, lo cual puede llegar a ser particularmente desafiante para los miembros de la misma. Y por esto, podría resultarles difícil comprender los sentimientos de otras personas e incluso los propios.

Debemos crear conciencia en cuanto a la forma de tratar a personas con esta condición, se necesita mucha información, paciencia, tolerancia y sobre todo amor para comprenderlos y así lograr en labor conjunta una mejora cognitiva en ellos.

Pero… ¿qué causas provocan el autismo? No hay en especifico una razón sólida, sin embargo diversos estudios revelan que es el resultado de interrupciones en el crecimiento normal del cerebro, las cuales pueden surgir debido a defectos en los genes que controlan el desarrollo del cerebro y regulan la comunicación entre células y estos se presentan con más facilidad en niños prematuros.

En cuanto al tratamiento, los profesionales en la materia, concuerdan con que entre más pronto se intervenga, mejor.

Es por esto que se recomiendan las intervenciones conductuales, estas sesiones de capacitación altamente estructuradas se orientan a ayudar a los niños a explotar sus habilidades sociales y por supuesto a desarrollar un lenguaje que fomente un comportamiento positivo. Y paralelamente, ayudar a los padres y hermanos a enfrentar los retos particulares de vivir con una persona con autismo.

Por otro lado, es importante que se sepa, los medicamentos no pueden curar los trastornos del autismo, ni tratar sus síntomas principales, pero si ayudan a controlar otros síntomas a fines, como la ansiedad, la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo. Y será recomendable que antes de adoptar cualquier tipo de tratamiento, se consulte a un médico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Anonymous